2.20.2015

[Reseña] Nunca engañes a un duque - Liz Carlyle

Comparte
Título: Nunca engañes a un duque
Autor: Liz Carlyle
Traductor: Camila Batlles Vinn
Editorial: Titania (distribuido por Ediciones Urano México)
Páginas: 348
Precio: $280.00

Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: Cuando su segundo marido, el duque de Warneham, fallece en circunstancias misteriosas, Antonia, una mujer emocionalmente frágil, se ve envuelta en una nube de sospechas. Aunque ha decidido no volver a casarse, la joven viuda se encuentra con un futuro precario. El único que puede salvarla es Gareth Lloyd, el único heredero del ducado, un hombre que había sufrido desprecio, malos tratos y finalmente exilio a manos de su padre. Pero Gareth, que ha conseguido encauzar su vida y es socio de una próspera empresa de transportes marítimos, no quiere saber nada con aceptar el papel de noble y las responsabilidades de su nuevo título, incluyendo proteger a Antonia, de quien se dice que es tan trastornada como atractiva. Pero apenas posa sus ojos en ella, Gareth sentirá que todas sus convicciones se tambalean. ¿Podrá entregar su corazón a una mujer sospechada de asesinato?

La historia: Gareth ha pasado casi toda su vida huyendo de su pasado. Por eso cuando recibe la noticia de que es el heredero del ducado de Warneham, no puede hacer sino menospreciar el título y rechazarlo. Sin embargo, sus amigos, los hermanos Neville, insisten en que se haga cargo de sus responsabilidades.

Junto con el título y las propiedades, viene la responsabilidad de la viuda del anterior duque, Antonia, que no sólo es sospechosa de asesinato, sino que está envuelta en escándalos previos. 
Ella no quiere ni necesita nada de Gareth, salvo que se desentienda de ella. Ha sufrido demasiado para aguantar más.
Pero, ¿podrán dos personas con un pasado difícil entenderse y salvarse uno al otro?

Mi opinión: Hacía ya algunos meses que no me aventuraba en el género de Romance histórico y de vez en cuando me apetece. Dado que no soy una experta, a veces es difícil descubrir, o más bien saber, cuáles autoras, son buenas. Igual, no suelo prejuzgar, pero en un género, en donde prácticamente todo está dicho, y en donde prácticamente todas las historias son clichés, es agradable encontrar esos toques diferentes.

Por supuesto que la historia de este libro está cantada. Si uno se ha leído unas cuantas historias parecidas, prácticamente se puede dilucidar el final romántico de cada una de ellas, con sólo leer la sinopsis.
Pero a pesar del cliché de la historia romántica, hay algunos puntos en esta novela, que me gustaría destacar (y rescatar).

Primero, que el romance es lento. Digo, la pasión es inmediata, pero ambos personajes, tanto Antonia como Gareth, tienen demasiados fantasmas como para sucumbir inmediatamente al amor. Ambos empiezan a sufrir cambios en sus sentimientos, pero se lo piensan demasiado antes de aceptarlos completamente. Creo que ese romance "pausado" me gustó, porque da la oportunidad a que los protagonistas se conozcan antes de dar todo por hecho. Vamos, que incluso viven juntos, pero este proceso de saber del otro, me parece importante para el desarrollo de una relación.

    "Creo, Antonia, que cuando amas a alguien, lo haces intensamente y sin medida —dijo él con tono quedo—. Pero incluso el cariño más profundo no puede evitar que perdamos lo que amamos. Y luego debemos seguir adelante. Y esto es lo que haces. Seguir adelante. Te estás esforzando en superarlo. No seas tan dura contigo misma, pues el mundo ya es bastante duro."

Segundo, el pasado de Gareth. Si bien, ambos protagonistas luchan contra sus recuerdos personales, es la historia de Gareth la que más me cautivó y no porque sea algo espectacular, sino por la manera en que la autora nos la va contando, a pequeñas entregas al inicio de cada capítulo. Esta característica es muy peculiar en este libro de la saga (tanto como que los capítulos no tengan un título, como ocurre en las otras dos entregas publicadas en español), y le da un toque diferente y acertado para entender al protagonista.

Tercero, el toque humorístico aportado por Kemble. Este tipo es todo un personaje. Es sarcástico y maneja un humor un tanto negro para el género. Me gustó mucho y me encanta que sea crucial hacia el final de la historia.

Cuarto, el toque de misterio. No es la primera vez que lo veo en conjunto con el romance histórico, pero me gustó la manera en que la autora lo maneja, manteniendo en vilo ese aspecto hasta prácticamente el final de la novela, en donde se deduce quien está detrás de las extrañas muertes del lugar. 

Finalmente, creo que la narrativa fue lo que más me gustó. Liz nos regala una novela simple y compleja a la vez, que se lee muy fácilmente y que en ningún momento se torna pesada. Una novela que aún siendo una segunda entrega, invita a leer no sólo el resto de la serie, sino más de la autora.

En mi opinión:
3.5/5


Otras portadas:



La autora:

Liz Carlyle leía novelas góticas oculta bajo las sábanas y alumbrándose solo con una linterna. Es autora de una veintena de romances, muchos de ellos best sellers.
Ha obtenido varios premios por sus novelas, entre ellos el prestigioso RITA. En la actualidad viaja sin cesar, en busca del ambiente perfecto para su próximo libro. Vive en California con su marido y cuatro gatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.