8.10.2015

[Reseña] Por siempre unidos - Taylor Jenkins Reid

Comparte
Título: Por siempre unidos
Autor: Taylor Jenkins Reid
Traductor: Encarna Quijada Vargas
Editorial: Urano (Titania)
Páginas: 284
Precio: $230.00

Visita: Facebook Ediciones Urano
Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: Elsie Porter es una joven con una vida sencilla. Un día de Año Nuevo decide salir a por una pizza y mientras espera, conoce a Ben Ross. La química será instantánea. Ben le pregunta si puede llamarla pronto o ha de esperar los tres días reglamentarios. Elsie queda desarmada ante su sinceridad y su aspecto. En dos semanas están locamente enamorados [...]. Ben le pide matrimonio y ella acepta. [...] Nueve días después de la boda, Ben sale con su bicicleta a comprar unos dulces y un camión lo atropella. Muere al instante. La policía lleva a Elsie al hospital y allí certifican su muerte. Aparece su mejor amiga Ana para apoyarla, pero también su suegra Susan, quien nunca ha oído hablar de su nuera. No se puede creer que su hijo hubiera salido con ella durante seis meses y se casaran sin decírselo. Las diferencias entre ellas se pondrán de manifiesto y tendrán un difícil reto para solventarlas. 

La historia: Ben y Elsie han tenido un amor intenso. Muy corto, pero colmado de intensidad. La vida ha decidido separarlos y Elsie, la que se ha quedado, se siente absolutamente desdichada. Ben le ha sido arrebatado muy rápido y no es justo que la vida siga, que las personas alrededor sigan cuando ella se siente morir. Y lo peor no es sólo que todo le recuerde a él, hasta la cosa más insignificante, sino que todo (y todos), también le recuerda que estuvo con él un tiempo muy corto.
Cuando la madre de Ben aparece, viene a reclamar su derecho de progenitora contra una desconocida y Elsie no sabrá como lidiar con ella, aunque quizás pueda encontrar un alivio a su dolor dónde menos lo espera.

Mi opinión: Nunca he sido fan de los amores a primera vista en la literatura. Casi siempre me resulta inverosímil que tras de una mirada estés dispuesto a morir por otra persona. Que el intercambio de pocas palabras sirva para entregarle tu corazón por completo a alguien. Pocas veces esto tiene un fundamento y muchas más veces de las que quisiera, -en mi opinión- sólo sirven para dar un mal ejemplo.
Y por eso escogí este libro. Podía parecer un poco masoquista e incongruente con mi forma de pensar, pero algo me decía (y tenía la esperanza de) que quizás me ayudaría a entender esos enamoramientos instantáneos. Por eso me arriesgué.

"Cada mañana, cuando despierto, durante una fracción de segundo olvido que te has ido y extiendo el brazo para tocarte. Pero lo único que encuentro es tu lado frío de la cama. Mis ojos se posan en la imagen de nosotros en París, sobre la mesita de noche, y me siento feliz al pensar que, aunque fue breve, yo te amé y tú me amaste.

Craiglist, anuncios clasificados, Chicago, 2009"

Y pasa que yo me enamoré de la historia. Que ya desde las primeras páginas, me atrapó por completo. Que no podía dejar de leer, pero más aún, que yo empatizaba con la trama, con los protagonistas y sí, también con el romance.
Y no fue sólo que la narrativa me pareciera muy bella, o que los personajes adecuadamente perfilados. Que el ritmo de la historia fuera excelente.
Fue que para mí no era un amor a primera vista, yo más bien lo percibí como un amor acelerado. Claro que tras una cita ya es intenso lo que sienten, que tras pocas, deciden vivir juntos y que muy pronto deciden casarse. Pero cada momento que estaban juntos lo multiplicaban por mil. Su primera cita fue de casi un día, lo que quizás equivaldría a varias citas "normales". Todo lo hicieron demasiado rápido. Y por eso no sentí que fuera sólo la mirada, o sólo unas pocas frases. Aunque fuera de manera acelerada, se tomaron el tiempo para conocerse tras aquella chispa inicial.
Fue realmente una supernova.

    "—¿Estamos locos los dos? —pregunté—. Siento que eres distinto a todos los hombres a los que he conocido y me he pasado el día pensando en ti. Yo... apenas te conozco y ya te echo de menos. Es una locura, ¿verdad' No te conozco. Creo que me asusta que dentro de poco estemos tan absortos el uno en el otro que nos consumamos. Un romance acelerado.
     —¿Cómo una supernova?
     —¿Um?
    —Es una especie de explosión de estrellas tan poderosa que puede emitir la misma luz que el sol emitiría a lo largo de toda su existencia, pero lo hace en unos dos meses, y luego se extinge.
     Me reí.
     —Sí. Se parece bastante a lo que quería decir."

Ahora, si bien me ha gustado esa parte del romance, lo que he disfrutado más es que no es lo más importante.
El libro abarca un año en la vida de la protagonista. Y la historia está narrada a través de su voz. Este tiempo se divide en dos, el antes de y el después de, curiosamente (o premeditadamente) es de Diciembre (último día) a Junio y de Junio a Diciembre. Pero el libro no sigue la línea temporal. Está estructurado de manera tal que después del capítulo medio (por así llamarlo) y que es el que va a dividir la historia -el crucial-, la autora nos regala un capítulo del antes y uno del después. Este recurso lo he visto utilizado en varias ocasiones y siempre lo disfruto mucho, porque ya sabes cuál fue la catarsis, pero al mismo tiempo que vas conociendo las consecuencias, también vas conociendo las causas. Y eso vuelve más dinámico el libro para mí.
Todo esto viene a cuento, porque lo más importante para mí, y creo que ha sido el propósito de la historia, es que la protagonista tiene que seguir. A pesar de todo el dolor, a pesar de la tragedia, a pesar del enojo, y del sufrimiento, hay que seguir. Porque el mundo no se detiene, y porque los demás podrán intentarlo, pero nunca sabrán lo que uno siente.

     "—¿Crees que me van a pedir el carnet? —dice. Los dos nos reímos aunque no tenía tanta gracia. Tenemos que encontrar pequeños motivos para sonreír. No importa lo fuerte o lo listo o lo duro que seas, el mundo encontrará la manera de doblegarte. Y cuando eso pasa, lo único que puedes hacer es aguantar."

En ese punto me encantó como se manejaron las relaciones de la protagonista: con su mejor amiga, con su desconocida suegra y hasta con el anciano de la biblioteca. En cada una de ellas, Elsie nos muestra las etapas del duelo, todas las emociones que vivió tras perder a Ben. Y si bien no me pareció que todas fueran correctas, me parecieron bastante realistas. Porque ante el dolor uno reacciona de la peor manera a veces.
Realmente me ha parecido una lectura espectacular. No había capítulo que no me causara mella. A ratos reía, a ratos lloraba. Pero el libro siempre lograba llegarme. Atravesar mis barreras e impactar en mis sentimientos.
Me encantó sumergirme en la historia y vivir al lado de Elsie el año más intenso de su vida. Primero lleno de amor, y después lleno de dolor, porque al final de cuentas, así es la vida. A veces la llevas bien, a veces mal. Pero no queda otra más que seguir y vivir siempre al máximo.

En mi opinión:
5/5


Otras portadas:



La autora:

Taylor Jenkins Reid trabajó como logopeda y consejera antes de dedicarse a la docencia en barrios marginales. Le encanta correr, viajar y leer, aunque su verdadera pasión es la escritura. En la actualidad vive en East Lansing, Michigan. Después del éxito de Mi lista de deseos publicada por Umbriel, llega con su segunda novela Dulce perdón.

4 comentarios:

  1. Tendré que leerlo para las mariposas que andan vagando en mi estomago *w*

    Gracias por la reseña kyra!

    ResponderEliminar
  2. Wow! Pues a mi tampoco me gustan los amores a primera vista, pero como pones este libro, me ha llamado mucho la atención :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha gustado tu reseña, había leído del libro y la mayor de las veces lo ponían como muy bueno, pero ahora que leí tu opinión entiendo un poquito más porque.
    Lo tendré en cuenta, aunque por ahora mis pendientes me devoren.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    Empezando a leer creí que sería un desastre la novela por lo que decías, y veo que al final te enamoró, quizá si lo consiga me anime... a lo mejor la magia vino con los mangos con chile que te comiste al mismo tiempo... aun tengo un grano en la lengua por el antojo...

    Por cierto, un gusto volver a verte y espero te haya gustado la pulsera que te di y de nuevo gracias por la organización de esta hermosa quedada.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.