11.21.2015

[Reseña] La llave - Tone Almhjell

Comparte
Título: La llave
Autor: Tone Almhjell
Traductor: Juan Elías Tovar Cross
Ilustrador: Ian Schoenherr
Editorial: Gran Travesía / Océano
Páginas: 349
Precio: $235.00

Gracias a Editorial Océano por el libro para reseña.

Sinopsis: Algo muy extraño está ocurriendo en la casa que los padres de Lin acaban de alquilar. Ella no sabe de qué se trata pero las señales son inquietantes. Cae en sus manos una misteriosa llave que abre la puerta de otro universo. Se trata del mundo Sylver.
Este reino congelado es el hogar de todos los animales muertos que alguna vez amó un niño. Allí, Lin se reunirá con su querido ratón Rufus, la mascota que enterró bajo el rosal. Juntos emprenderán una peligrosa aventura llena de magia y peligro, para encontrar al Príncipe Invernal e impedir la destrucción de Platelia.

La historia: Lin ha pasado por muchas cosas recientemente. Se ha mudado a una nueva ciudad. Extraña a su amigo Niklas con quien jugaban a cazar troles y su amado ratón Rufus ha muerto.
Lo ha enterrado bajo el rosal fuera de su nueva casa y ha resultado difícil no contar con él en su nueva vida, sobre todo cuando algunas cosas extrañas empiezan a pasar, cosas que sólo Niklas o Rufus podrían entender.
A ella llega una llave de una manera muy extraña. Y las cosas se vuelven aún más complicadas. La llave abre la puerta de un nuevo mundo. Y Lin no dudará en cruzar a él. La recompensa será ver de nuevo a Rufus, en un universo donde habitan todos los animales que alguna vez fueron amados por un niño. El peligro vendrá cuando Lin se entera de que ha sido llamada para una importante misión.
¿Logrará lo que le piden? Y lo más importante, ¿lo logrará a tiempo...?

Mi opinión: Esta fue otra de mis tantas lecturas de las que no tenía idea hasta que me aventuré en ellas. Me llegó por sorpresa, pero he quedado agradecida como pocas veces.
Y es que a mi me ha parecido un libro precioso, hermoso, maravilloso, tanto por su historia como por su diseño.
Desde fuera, a mí personalmente la portada me parece sumamente linda, sencilla, pero mágica. Después, nada más abrir el libro, aparece un mapa y dos páginas después... ¡otro mapa! (¿Ya les he dicho que soy fan de los mapas en los libros?). Para más asombro mío -en este punto ya era como una niña chiquita con su mejor regalo de Navidad-, el inicio de cada capítulo tiene una pequeña ilustración. Todas sencillas, pero tan relacionadas con la historia y tan bonitas, que me parecía imposible no querer llegar a un nuevo capítulo tan sólo por ver la siguiente.

Y después... después me adentré en la historia... Y supe que este libro pasa a ser uno de mis favoritos. A mí, Tone Almhjell me ha conquistado.
Pero tengo el antecedente de que amé casi todos los libros de Narnia, tanto por la magia como por las aventuras y los mapas, y este libro es muy parecido a aquellos. No hablo de historias iguales, ni de plagios, pero si de cosas generales en la historia que sin duda amé en los primeros y en este.

     El viento se calmó y un frío lacerante tomó su lugar. La cara de Lin estaba sepultada en un pelaje grueso y sedoso. No se podía mover, pues la criatura era fuerte, y la apretaba tanto que sus pantuflas colgaban en el aire. No obstante, Lin sintió que el pánico que había sentido iba saliendo de sus miembros con cada respiración. Era ese olor, tan extraño y tan conocido a la vez. Ahora que la envolvía, descubrió que el almizcle estaba salpicado de otros aromas: nuez moscada y heno dulce y humo de leña. Pero volvió a respingar cuando la criatura habló.
     -Estás aquí -exhaló en su suéter, con voz medio quebrada-. ¡Empezaba a temer que no vinieras!
     [...]
     Era una cara que había visto mil veces.
     Rufus.

Lo primero que debo comentar en la historia es que los personajes de Lin y Rufus me gustaron mucho. No son perfectos, pero están muy bien perfilados. Lin refleja su edad y lo que está pasando. Rufus es a veces un poco distraído y a veces muy inteligente y sobre todo muy noble. Pero sobre todo me gustó que el libro, la historia, la trama están basadas en la aventura de dos amigos, sin romances de por medio, ni nada por el estilo, y no sólo porque sería muy raro, sino porque de repente me parece un respiro leer libros así.
En ese sentido, me encanta el sentido de esperanza que da el libro para todos los niños que han perdido a una mascota muy querida. Siempre queda esa sensación de que nadie comprende ese dolor y el libro me parece que podría ser un excelente recurso para ayudar a superar eso.
Eso fue algo de lo primero que me cautivó.

Junto con Rufus me gustó que todos los otros personajes que aparecieron tuvieran tanta humanidad, pero sin perder su esencia de animales. Esto siempre me parece muy importante en libros como este.

La historia como tal es muy sencilla, muy lineal, sin tramas secundarias ni giros inesperados. Tiene los adecuados toques de humor, aventura, sorpresa, misterio. Lin y Rufus se complementan perfecto para ir cumpliendo la misión que tienen.

     El pueblo estaba rodeado de un cálido resplandor. Lin alcanzaba a distinguir una multitud de pequeños chapiteles, una torre altísima y esbelta en medio del pueblo, y un palacio blanco con una sola cúpula. De todos los valles nevados que Lin había visto, ninguno podía presumir de semejantes torres y domos.
     Pero lo que más la confundía era el cielo. Sus colores eran los de un crepúsculo invernal, un azul suave con bordes teñidos de oro que hablaban de la puesta de sol detrás de las montañas. Sobre las elevadas cumbres al final del valle colgaba una luz extraordinaria, que veteaba el cielo como un cometa o una estrella fugaz suspendida en el aire. Una aureola de hojas curvas giraba alrededor de su cabeza, y su cola danzaba como la aurora boreal.

Y creo que sin duda lo que más debo destacar, es la narrativa, tan cuidada, tan bonita, tan poética incluso, pero a la vez simple, fácil de entender y fácil de seguir, lo que da lugar a un libro que me parece adecuado para todas las edades, pero una gran sugerencia para los lectores más jóvenes, que se están aventurando a dejar los libros para niños y buscan aventuras un poco más elaboradas, pero sin ser complejas.
Además la descriptiva es maravillosa. Uno realmente se transporta al Valle de Plata y a Platelia. Y en este aspecto los mapas (ambos) son geniales, porque no hay cosa que no esté en ellos.  Y siempre es genial leer sobre un sitio nuevo y regresar al mapa para ver en donde se encuentran los personajes.
La autora realmente ha creado un mundo maravilloso, un lugar mágico.

El final es adecuado. No podría decir más.
Lo que sí es que es un final lo suficientemente cerrado para considerar a La llave como un libro único, pero también con el toque justo para dar lugar a una serie de libros. Vamos, no seguir con esta historia, porque tiene su fin y es importante saberlo. Pero me gustaría (y quizás sólo es la esperanza mía) que la autora no cerrara la posibilidad de escribir una nueva historia ambientada en el mismo mundo. Porque es precioso. Y yo sin duda lo leería.
Y si no, sin dudas espero su siguiente libro.

Para mí:
5/5


Otras portadas:



La autora:

Tone Almhjell, creció y rápidamente volvió a ser niña. En un arranque de valentía, renunció a su trabajo como periodista para convertirse en escritora de fantasía. Tone vive en Oslo, Noruega, con su esposo, sus dos hijos y dos gatos no del todo malignos.
Para obtener la maestría en literatura inglesa, realizó una tesis sobre El señor de los Anillos, de J.R.R. Tolien, su libro favorito desde que tenía once años. La llave es su primera novela.

2 comentarios:

  1. De acuerdo con lo de la narrativa, es muy buena, cuidada,

    ResponderEliminar
  2. Algo en este libro (quizás mágico) me llama la atención, pero cuando leía la sinopsis no quedaba del todo convencida, sentía que faltaba algo, pero ahora al leer tu reseña me enganché y la curiosidad me llama queriendo saber que más ocurre en esta historia.
    Excelente reseña ¡Gracias! ;)

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.