8.16.2017

[Reseña] El amor puede fallar - Matthew Quick

Comparte
Título: El amor puede fallar
Autor: Matthew Quick
Traductor: Antonio-Prometeo Moya
Editorial: Urano (Umbriel)
Páginas: 384
Precio: $365.00

Visita: Facebook Ediciones Urano
Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: Tras sufrir una gran decepción, Portia Kane decide abandonar a su marido, y con ello, la vida de lujo que llevaba en Florida. Así, se traslada a su ciudad natal, donde recuperará antiguas amistades y recordará al único hombre que la ayudó a creer en ella: Nathan Vernon, su querido profesor de literatura inglesa que tuvo en el instituto.
El señor Vernon la ayudó a creer en ella, a descubrir qué tipo de persona quería ser, a luchar por sus sueños… ¿cómo ha podido olvidarlo? Ahora está decidida a recuperar el contacto con él, pero Vernon ya no es lo que era, ahora vive deprimido y solo tras un traumático accidente en las aulas.
Portia no está dispuesta a rendirse, y así, con la ayuda de una monja de armas tomar, un ex heroinómano, un niño fanático de la música y su acaparadora madre, intentará visualizar un futuro esperanzador…
“El amor puede fallar” trata de los grandes altibajos de la vida: de las dolorosas y valientes decisiones que necesitamos tomar para llegar a ser lo que estamos destinados a ser.

La historia: El día que Portia Kane decide abandonar a su flamante pero cínico e infiel marido sabe que está dando un giro radical a su vida. Ella decide volver a su antiguo hogar, donde las cosas nunca fueron fáciles debido a los trastornos emocionales de su madre. En el vuelo de regreso conoce a una peculiar monja con la que acaba entablando una buena relación.
Justo en el quizás momento más bajo de su vida recuerda al profesor Vernon, aquel que con sus peculiares métodos de enseñanza la hizo creer en ella y creer en sus sueños. El único hombre que la había apoyando siempre. Pero el profesor Vernon ya no ejerce en las aulas y vive aislado y deprimido con un perro como única compañía. Es entonces cuando Portia decide que va a salvar al profesor Vernon de sí mismo. 
El problema es que el profesor Vernon no se lo pondrá nada fácil...

Mi opinión: Hay libros que por una u otra razón te atraen, aunque no sean algo que suelas leer o aunque no le hayan gustado a muchos. Libros en los que hay algo que llama tu atención.
Algo así me pasó con esta historia. Me lo pensé mucho para animarme a leerla, porque sus valoraciones no eran tan buenas, pero había algo que me llamaba.

No mentiré, no creo que sea un libro que pueda disfrutar el público juvenil, o aquellos a quienes gustan de libros más fantásticos. Tampoco creo que sea un libro para fans de los romances, porque a pesar del título, no es sólo una historia romántica (que sí de amor, pero de una forma distinta). 
La sinopsis sólo pinta una primera parte de la historia, pero hay  mucho más y realmente es un libro sobre altibajos, sobre las cosas buenas, pero también las cosas malas. En ese sentido es bastante realista (con un par de cosas descabelladas y exageradas).

¿Sabes lo que pasa cuando no haces nada? Nada. Mi profesor de lengua y literatura del instituto me lo dijo hace mucho tiempo. Y tenía razón.

El libro transita entre pasajes muy buenos y bien escritos y otros que se alargan demasiado, por lo que puede hacerse un tanto pesado de leer. Es por eso que creo que no es un libro para todo mundo, a menos que la historia te toque algún punto sensible, es ahí cuando todo cambia y cuando se aprecia este enredo de la vida. Puede que estés pasando por una separación, puede que tu profesión no te diera las satisfacciones que querías, puede que estés decepcionado de la vida o puede simplemente que estés metido en el mundo de la docencia de adolescentes y jóvenes y entonces algo te mueva... Entonces este libro si es para ti. 

Yo estuve en ese último grupo y quizás por eso si lo he disfrutado, en todos los matices que tiene. 

La historia está narrada a cuatro voces: Portia Kane, Nathan Vernon, Hermana Maeve Smith y Chuck Bass. 
La voz de Portia empieza de una manera un tanto divertida, pero como personaje, creo que es el menos fuerte de todos a pesar de ser la protagonista. 
Disfruté mucho de Nathan Vernon porque es el personaje que me hizo sentirme conectada con la historia. 
De la madre Smith tenemos tan poco que es difícil no querer más. 
Pero Chuck Bass definitivamente fue mi favorito, por la sensibilidad que maneja el personaje. Por su historia, por su familia y por él mismo, por su forma de mostrarnos que es posible salir del fondo.

Vuelvo de golpe a la realidad.
Este no soy yo.
O al menos ya no.
Me he esforzado mucho para volver a convertirme en un ser humano.

Evidentemente, como docente y como maestra de adolescentes la historia de Nathan me conmovió mucho. Me hizo sentir vulnerable porque uno entrega mucho para que los jóvenes tengan un mejor futuro y hay algunos que te sorprenden, que sabes que lucharán siempre y que te dejan tu aula, pero dejas una huella en ellos. Sin embargo, también está la otra parte, aquellos por los que no puedes hacer nada. Aquellos que incluso pueden minar tu entusiasmo, tus ganas de enseñar o de guiar... Eso fue lo que me hizo sentirme muy conectada con la historia.

Algo que disfruté mucho es la manera en que el autor logra conectar historias y personajes. Algunas fueron predecibles, pero al menos una fue bastante sorpresiva. A pesar de los pasajes alargados y más pesados de leer, creo que la forma de escribir del autor es muy buena, porque logra transmitir muchas cosas. Yo disfruté de la variedad de emociones y sentimientos que muestran los personajes. No todos son felices. Algunos disfrutan más que otros. Unos están más hundidos y unos tratan de seguir a flote... Eso hace que la historia sea triste y esperanzadora a la vez. 

Como ya he mencionado, no creo que sea un libro para todos, pero si creo que hay algunos (como  yo) que lo disfrutarán mucho porque puede tocar puntos sensibles. Portia no es el mejor personaje, pero afortunadamente hay otros que están muy bien logrados y que sacan adelante la historia.

Otro pensamiento me viene con fuerza, como un dardo que se hunde en la diana: este momento es muy poco importante para el resto del mundo, aunque de alguna manera para mí lo significa todo... y eso es suficiente.

En la historia hay momentos muy crudos y de catarsis, y creo que ese es uno de los puntos más fuertes de la narrativa, porque los personajes tocan fondo y si bien, algunos no se recuperan, la mayoría son capaces de salir adelante. Y eso es un gran reflejo de lo que nos puede ocurrir a todos en la vida. Podemos pasar por momentos muy difíciles y aún así somos capaces de seguir. No todo es siempre un final feliz y no por eso significa que no luchemos a diario por eso. Para mí ese es el gran mensaje de la historia, saber que a veces el amor no basta, pero, en todas sus variantes, sigue siendo el sentimiento que mueve al mundo. 

En mi opinión:
4/5

Otras portadas:



El autor:

Matthew Quick es autor de varias novelas que han estado en las listas de éxitos del New York Times, entre ellas “El lado bueno de las cosas”, que fue llevada al cine con el mismo título y ganó un Oscar, y “Momentos de buena suerte”. Su obra ha sido traducida a treinta idiomas y ha recibido una mención honorífica en el Premio PEN/Hemingway, entre otros galardones. Vive con su esposa, la novelista y pianista Alicia Bessette, en los Outer Banks de Carolina del Norte.

1 comentario:

  1. hola Keny!
    Creo que la historia parece ser muy emotiva en varios momentos que tu lo confirmas y que ya habia leído. No me termina de convencer por diversas razones (aparte que no lo tengo), peri como a ti, algo me atrae que no lo descarto todavía y espero pronto darle una oportunidad.
    Por cierto, por la fecha hice un booktag mexicano y te nominé en él, ojalá te animes ha hacerlo y me compartas tus respuestas.
    BookTag Tacos
    Un Beso!!!

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.