9.05.2013

[Reseña] Las tejedoras de destinos - Gennifer Albin

Comparte
Título: Las tejedoras de destinos
Autor: Gennifer Albin
Traductor: Montserrat Nieto
Editorial: Alfaguara Juvenil
Páginas: 426
Precio: $249.00


Gracias a Alfaguara Juvenil por el libro para reseña.


Sinopsis:  Inútil. Torpe. Las demás chicas lo susurran a sus espaldas durante las pruebas. Pero la joven Adelice Lewys tiene un secreto: sus errores son intencionados.
Dotada de una habilidad fuera de lo común para tejer el tiempo, Adelice sabe que ella es exactamente lo que la Corporación está buscando. Si es elegida tejedora, conseguirá privilegios, riqueza y belleza eterna, pero también será la responsable de bordar la esencia del mundo: sus nacimientos, su clima, su comida... y su muerte; un precio demasiado alto que la joven no está dispuesta a aceptar.
Sin embargo, los hilos del telar de Arras tienen bien atado su destino. Su rebeldía ha sido detectada. Una vez dentro del Coventri, no solo deberá aprender a manejar su don, sino también a decidir en quién confiar, a quién vigilar... y a quién amar.

La historia: Adelice siempre ha sabido que es diferente, aunque toda la vida haya tenido que ocultarlo. Ahora ha cometido un error durante sus pruebas de habilidad y sabe que ese error la separará de su familia. Lo que no imagina es que sus padres harán hasta lo imposible por no dejarla en manos de la Corporación.
El problema es que no se puede escapar de ellos. Y una vez que han identificado a una tejedora no la dejarán ir. Aunque su rebeldía le costará cara. Los privilegios quizás sean menores y estará siempre vigilada. Y nunca le dejarán de recordar todo lo que ha perdido.

Mi opinión: La verdad es que este libro llamó mi atención desde hace tiempo. La bella portada (lo sé, soy tan superficial), la sinopsis y las primeras páginas tan intrigantes hicieron que quisiera tenerlo en mis manos lo más pronto posible.
Lo empecé a leer con muchas expectativas (justo como no debería hacerlo), y aunque le encontré algunos fallos, debo decir que no me decepcionó del todo.
Primero, la historia me gustó mucho por ser diferente, aunque a ratos le encontrara matices de otros libros juveniles "futuristas". La autora logra crear todo un universo a partir de una sola idea. Todo puede controlarse en un telar: el clima, los alimentos, las actividades, el tiempo, la vida, la muerte...
En un principio me costaba hacerme a la idea, sobre todo cuando mi yo científico se cuestionaba cómo podía ser así... y cómo una tecnología humana le había ganado el control a la naturaleza. Y si bien hacia el final del libro ofrecen una explicación que ha saciado un poco mis dudas, aún tengo muchas cuestiones al respecto.
Sin embargo, no le demerito que sea algo diferente y que se arriesgara al ir por esa historia. Tiene muy buenos puntos.

     "-Si eres cuidadosa, puedes tejer con cualquier material -murmura, indicándome que tome asiento en el tocón-. ¿Cómo, si no, podría una tejedora manipular el tiempo? Es algo valiosísimo. Hubo una época en que no teníamos control sobre el tiempo. Se nos escapaba entre los dedos. No podíamos controlar la muerte, ni el hambre ni la enfermedad. Y entonces la ciencia nos regaló los telares. Pero si no somos cuidadosos, podríamos perder el control que tenemos ahora."

Lo otro que disfruté mucho fueron la variedad de personajes secundarios, y lo poco posible que me resultaba etiquetarlos abiertamente como buenos o malos. Me agradó que tuvieran los suficientes matices como para no saber en quien confiar y en quien no.
Con respecto a Adelice, la verdad es que si bien no es tan tonta como otras chicas, tampoco las tiene todas consigo. Es muy impulsiva y suele tomar decisiones viscerales sin pensar mucho. Y eso rara vez es bueno. Sin embargo, también me agrada que se mantenga firme a lo que cree.
El posible triángulo amoroso creo que es excesivo e innecesario, pero como suelen ser recurrentes en la literatura juvenil actual, poco tengo que reprocharle.
El final me ha parecido bastante bueno. Suficiente intriga, pero al mismo tiempo algo de certeza. Me pareció muy adecuado.

Lo que si me ha dejado un poco decepcionada es los errores de traducción. En particular uno demasiado evidente, que más que mala traducción, me parece una mala adaptación del español y una mala corrección. Porque eso de creer que tarta=pastel en todos los sentidos, origina palabras tan inexistentes e inverosímiles como "pastelmudeo". 

Me quedan muchas dudas aún: el reloj de arena, los instantes paralelos, Loricel, la Tierra y otros tantos más, así que sin duda esperaré la siguiente entrega con la esperanza que mejore y no lo contrario.

En mi opinión:
4/5


Otras portadas:



La autora:

Gennifer Albin, es una escritora americana que estudió Literatura Inglesa en Missouri y es conocida por sus libros dedicados a un público juvenil. Es la fundadora del famosísimo blog en Estados Unidos www.theconnectedmom.com. La autora vive en Lenexa, Kansas, con su marido y sus dos hijos.
Las tejedoras de destinos fue su primer libro publicado en castellano.

5 comentarios:

  1. Le tengo muchas ganas a este libro. Lo del telar no resulta muy creíble, pero supongo que hay que meterse en la historia y dejar de lado la realidad :D
    Es una pena eso de la traducción.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña :)

    A mí también me gustó y estoy de acuerdo, porque eso de "la pastel" hizo que me retorciera en el sillón XD

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Mmm no sé como que me gusta y no. No sé =/

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo no entendía eso de "pastelmudeo" jajajaja y lo repiten varias veces en el libro, como sea me gustó el libro aunque no me cae del todo bien la protagonista pero lucha por sus interés (encontrar a su hermana) y la verdad si me quedé con ganas de leer el próximo libro.

    ResponderEliminar
  5. Yo no entendía eso de "pastelmudeo" jajajaja y lo repiten muchas veces en el libro. Me gustó aunque la protagonista no es mi favorita pero lucha por su hermana y eso me convence, ya estoy con ganas de leer el próximo libro.

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.