10.08.2013

[Reseña] El escritor de anuncios - Miguel Ángel Furones

Comparte
Título: El escritor de anuncios
Autor: Miguel Ángel Furoes
Traductor:  ------
Editorial: Suma de letras
Páginas: 362
Precio: $239.00

Gracias a Suma de letras por el libro para reseña.

Sinopsis: Javier es un creativo de publicidad que redacta anuncios. Es decir, escribe conjuros para perturbar el alma de los consumidores. Es un trabajo que le gusta porque Javier ama las palabras. Y las palabras le corresponden enamorando todo lo que él pronuncia: la marca de un producto, el nombre de una mujer. Una carrera ascendente que termina en el instante que descubre la única verdad del éxito: que la victoria siempre vence al vencedor.
Solo un mago de las palabras, alguien cuya profesión entraña manejar su forma y su esencia para moldear con acierto el mensaje buscado, podía lograr un relato tan turbador y apasionante de nuestro tiempo, de lo que hemos vivido, de lo que estamos viviendo, de lo que hubiéramos querido ser, de lo que al fin hemos logrado.
La inocencia, los sueños, el amor, el proyecto de vida, el entorno social... Piezas que conforman nuestro mundo ensambladas en un retrato imprescindible para entender nuestra época por un maestro en el arte de saber nombrar y saber narrar.

La historia: Sin estudios y sin preparación, lo que Javier nunca esperaba es que su carrera lo llevara tan lejos en tan poco tiempo. Si a él lo que le gusta son las palabras y jugar con ellas. Ama no sólo como se ven o se pronuncian. Ama su historia y ama lo que evocan. Pero no sabe si eso será suficiente para alcanzar el éxito en su trabajo, en el amor o en la vida...

Mi opinión: Este libro realmente me había llamado la atención por el enfoque que parecía tener hacia las palabras y como vivimos y convivimos con ellas. Como alguien a quien el uso de la palabra siempre le ha parecido fascinante, realmente quería ver que me ofrecía la trama.
Y si bien me he encontrado con algunos detalles muy buenos, confieso que el libro me ha decepcionado un poco. 
Quizás será que no logré conectar jamás con Javier, el protagonista experto en palabras. Será que no me convenció su personalidad de chico matador. Será que no me conquistó como solía conquistar a sus compañeras de trabajo. Será que lo único que me gustó de él fue su conocimiento del idioma y su verborrea constante sobre letras sobresalientes y letras engañosas. 

        "Aunque he de confesarte que, en realidad, casi ninguna palabra con eñe me deja indiferente: «morriña», «cariño», «mañana»... Todas dicen, pero también evocan. Incluso cuando no son agradables, como «daño» o «saña». Es como si, al escucharlas, te quedaras siempre con ganas de saber más sobre ellas. Pero en el caso de «entrañable» es que, además, esconde un sentimiento táctil. Hay que hurgar con las manos para descubrir lo que lleva dentro. Amor de mis entrañas, las entrañas de la tierra... ¿Conoces a alguna persona entrañable a la que no desees abrazar? Tal vez jamás harías el amor con ella, pero necesitas acariciarla. Lo dicho, un sentimiento táctil vinculado, además, a la distancia. Te extraño cuando estás demasiado lejos. Te entraño cuando estás demasiado cerca."

Y es que Javier, a pesar de su éxito en el trabajo, en realidad me parece inestable en su vida. Saltando de una relación a otra sin ton ni son, tratando a sus parejas justo como un juego. Enamorándose de una y acostándose con otra. Me faltó el amor propio de esas mujeres que sólo veían a un encantador, a un chico guapo que hablaba bonito.
Pero no es sólo que su actitud de "Don Juan" me pareciera mala. Su actitud me pareció mala incluso más allá.
Me faltó la lealtad de Javier. No sólo para ellas, sino para quien lo había hecho crecer. Justo él lo reconoce cuando dice que va acumulando cadáveres a lo largo de su carrera. 
En resumidas cuentas, no me gustó Javier.
Por otra parte, las co-protagonistas no lograron equilibrar la personalidad extraña de él. De las tres (Sara, Ángela y Raki), sólo una logró convencerme y fue justo la que se alejó de Javier.

En el aspecto de la narrativa, si bien, me parece bien cuidada, creo que puede resultar pesada e incluso aburrida en algunos casos. Es un libro bien escrito, pero no creo que para todos. Lo cotidiano de la historia no logra hacer que el lector se sienta identificado, sino por el contrario, provoca confusión al leer una realidad que rara vez vivimos.

Pero bueno, lo admito, hubo párrafos que me enamoraron. Precisamente cuando el autor jugó con las palabras a través de Javier. Cuando se destacaban letras e historias. Por eso se lleva el aprobado justo. Pero no más. Creo que sólo es una historia de cotidianidad que no logró atraparme.

En mi opinión:
3/5


El booktrailer:



El autor:

Miguel Ángel Furones, es el publicitario que ha ocupado el puesto más alto en la historia de la creatividad española: director creativo mundial de la multinacional Leo Burnett, con responsabilidad sobre 96 agencias de 94 países. Pero su pasión fue siempre escribir. Ha publicado cuentos en Quince historias que vienen a cuento, un ensayo sobre publicidad, El mundo de la publicidad, el libro de poemas El color de las palabras e incluso un ensayo sobre Internet llamado Tres mil años de Internet. Ahora, retirado ya de su trabajo internacional, publica su primera novela al tiempo que continúa con su labor publicitaria como presidente de Publicis España.

2 comentarios:

  1. A mi también lo primero que me llamó la atención fue el enfoque que parece tener hacía las palabras, pero también había algo que me hacía dudar y ahora sé qué. No digo que me vaya a gustar lo que a ti, tal vez me guste un poco más, no sé, pero ya veré pronto. La portada me gusta mucho, el estilo, la combinación y hasta el color amarillo, je.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo adoré la historia. Precisamente por ese ascenso profesional en la carrera de una persona que ama lo que hace. Si bien siempre me pareció rara la forma en que Javier iba de un lado a otro, de relación en relación y sin saber por qué. Jamás se enamoró de Sara y lo sabemos. Pero Raki y Ángela son tan opuestas, que la única que caía en un sano equilibrio era la heredera Figuerola, tal vez por ello su decisión de formalizar con ella. Javier es un tipo que desde que comienza la historia, su vida comienza a tomar rumbos que él no busca, no decide. Se dedica a disfrutar del camino, sin preocuparse por decidir cual será la siguiente parada, porque el destino lo hará por él...

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.