1.30.2014

[Reseña] La grieta blanca - Jaclyn Moriarty

Comparte
Título: La grieta blanca
Autor: Jaclyn Moriarty
Traductor: Silvina Poch
Editorial: V&R Editoras
Páginas: 347
Precio: $146.00

Gracias a V&R Editoras por el libro para reseña.

Sinopsis: Esta es una historia de ausencias. Madeleine y su madre han huido, en misteriosas circunstancias, de la vida que llevaban. Viven en un rincón lluvioso de Cambridge, Inglaterra. Mientras tanto, en el Reino de Chelo, Elliot busca a su padre, que desapareció un año atrás, la misma noche en que el tío de Elliot fue hallado muerto a la vera del camino. La versión oficial dice que un ataque Púrpura de nivel 3 es el responsable de esa muerte, pero los rumores en el pueblo aseguran que su padre podría haber asesinado asu propio hermano, para luego fugarse con una profesora de la escuela. Elliot se niega a creer esa historia y está decidido a descubrir la verdad. Cuando Madeleine y Elliot comienzan a intercambiarse cartas de un mundo al otro (a través de una grieta que no se había abierto en siglos), todo lo que sucede en las vidas de ambos comienza a interrelacionarse. ¿Puede una grieta blanca contener un reino entero? ¿Puede un desconocido proveniente de otro mundo ayudarte a resolver los problemas (y descubrir los misterios) de tu propio mundo?

La historia: Elliot ha perdido ha su padre. Madeleine ha escapado del suyo. Elliot tiene una madre encantadora que lo quiere, pero lo deja ser independiente. Madeleine tiene una madre que está obsesionada con un concurso de televisión y con la que puede reir todo el tiempo. Elliot tiene unos amigos que lo aprecian mucho. Madeleine tiene unos amigos que a veces no la entienden. Elliot y Madeleine se escriben cartas. Cartas que a veces no entienden. Y es que Elliot y Madeleine viven en mundos distintos. Él vive en Fogatas, en el Reino de Chelo. Ella vive en Cambridge, Inglaterra. En el mundo de Elliot los colores tienen un papel muy importante. En el mundo de Madeleine se sabe mucho acerca de los colores. Son diferentes, son extraños, no se conocen, no viven en el mismo mundo... pero ahora que se ha abierto una grieta se ha abierto entre ambos sitios, quizás Elliot y Madeleine descubran que se necesitan más de lo que imaginan.

Mi opiniónSi tuviera que describir este libro con una palabra, sin duda sería "raro". Vale, es bueno, es diferente, es una historia original, es una narrativa muy poética preciosa... pero no deja de ser raro.
Y es que incluso con la mitad del libro leída, me preguntaba todo el tiempo: ¿Qué diablos estoy leyendo? De verdad que no lograba entender casi nada. Todo me parecía vago, sin sentido y literalmente, muy extraño.

Tenemos a Elliot y a Madeleine. Él es un chico muy maduro que está haciendo todo lo posible por encontrar a su padre, porque ha desaparecido. Se dice que el padre de Elliot pudo haber matado a su hermano y huido con una maestra. Se dice que huyó con la maestra y su hermano fue atacado por un Púrpura (un color letal). Pero también se dice que el Púrpura atacó a todos y se llevó a su padre. Y Elliot está más que convencido de que esto último es lo cierto, así que ha viajado por todo su mundo buscando pistas para hallarlo. Cuando está a punto de viajar al norte mágico para atrapar un hechizo de localización, descubre una carta en un viejo televisor. Pero la carta no proviene de su mundo. La carta es de Madeleine, una chica del Mundo. 
Madeleine es extraña, un poco arrogante y sin duda vive en el pasado. Tiene dos amigos a los que no valora y una madre que es algo excéntrica. Ambas huyeron del padre de Madeleine y ahora viven de una manera muy justa. Madeleine toma clases a domicilio diferentes todos los días de cosas básicas, como historia, ciencias, informática, literatura, arte, etc, con sus dos amigos, Jack y Belle. Un día descubre una carta en un parquímetro y decide responderla. Cuando empieza a haber más cartas, le es imposible creer que provengan de otro mundo.
Elliot si sabe del Mundo, pero Madeleine no tiene idea del Reino de Chelo, por lo que en principio ella cree que es un chico raro, nerd y amante de la fantasía quien le escribe. Las cartas que Elliot y Madeleine intercambian, viajan de un mundo a otro mediante una grieta que no debía existir. Antes si que las había (por allá de 1600), pero se cerraron debido a una Plaga en el Mundo. Ahora son ilegales. Pero Elliot y Madeleine no consiguen dejar de escribirse, aún cuando cada uno tiene sus propios problemas en su respectivo mundo.

Entender eso es fácil, lo que es difícil de entender es el Reino de Chelo, con su gente extraña, con sus lugares extraños, con sus princesas medio locas, con sus costumbres y creencias diferentes y con sus colores.
Es por eso que prácticamente medio libro es muy pesado, porque no hay grandes explicaciones acerca de Chelo, pero además porque Madeleine se echa unos rollos muy densos acerca de la física de los colores (sí, muy útil e interesante la información, pero pesada al fin y al cabo).
Es hasta aproximadamente la mitad del libro en que ocurre un ataque de Rojos en Fogatas (la ciudad de Elliot) y entonces, toda la narración y la historia toman un ritmo más fluido y entonces es casi imposible dejar el libro.

    "Miró el papel y supo que tenía que llevárselo a Kala de inmediato.
   Afuera, ya estaban allí: el Rojo nivel 5 y el sonido lejano de las campanadas de alerta. No se sorprendió. Ese Rojo era cálido e intenso, casi anaranjado, se convertía en vapor en las puntas de los árboles más altos y se desplazaba en grandes nubes con formas de barcos.
    Entonces comprendió que era el Rojo el que estaba inflamando su corazón, pero de todas maneras no titubeó.
     Podrá ser el Rojo, pensó, pero también es la verdad. El Rojo no hace más que iluminar la verdad."

Literalmente es una historia diferente y eso se agradece. Es algo que jamás hubiese imaginado y se sale de los actuales cánones de la literatura juvenil. Prácticamente no hay romance, desde luego no hay triángulos amorosos, la fantasía es original y la narración es muy buena. 
Los personajes están muy bien trabajados, cada uno súper definido y aunque extraños casi todos, fue una buena mezcla para la trama. Definitivamente aprecio más a Elliot que a Madeleine, quizás por la madurez del primero. Madeleine no es una protagonista tonta, pero si demasiado arrogante para mi gusto, y eso fue demasiado chocante durante casi todo el libro.
Me desesperaba leerla hablando de su vida pasada todo el tiempo y de hecho hubo un momento en que creí que se lo inventaba todo para llamar la atención. Jack y Belle no fueron mis favoritos, pero les tenía un poco más de aprecio que a Madeleine.
Las historias que transcurren tanto en Cambridge como en Fogatas son interesantes ambas, quizá un poco difíciles de entender, pero buenas las dos. Pero me sentía mucho más cómoda leyendo acerca de Chelo, por toda la fantasía que se manejaba (excepto las columnas de las princesas, que no me parecían más que tontas). Una vez que entendí (lo más que pude) lo de los colores, sencillamente me pareció mágico

Y así estaba yo, en una montaña rusa de emociones con este libro, entre raro, denso, tonto, interesante, fantasioso, y mágico, llegué al final y... ¡oh, por Dios!, de los mejores finales que he leído en mi vida. Y no porque sea súper intenso, sino porque la autora nos da un cierre espectacular a casi todos los misterios planteados en la trama. Sí, hay cosas que prácticamente se resuelven porque sí, pero no es un "porque sí" normal, es la magia detrás de la historia. Es la fantasía en su apogeo, es lo tonto volviéndose astuto, es la arrogancia volviéndose explicable, es lo excéntrico convertido en dolor, es lo malo vuelto bueno y viceversa. Es sencillamente genial. 

Realmente agradezco que V&R apueste por estas historias diferentes, que además les de una edición muy bonita y muy cuidada y con bajo costo para añadidura. Realmente la trama vale mucho la pena aunque al principio cueste.

Y sí, es un libro raro, pero demasiado bueno en su rareza.

En mi opinión:
4.5/5


Otras portadas:



La autora:

Jaclyn Moriarty(n. Perth, 1968) es una novelista australiana, más conocida por su literatura juvenil. Se crió en los suburbios del noroeste de Sydney. Tiene cuatro hermanas y un hermano. Dos de sus hermanas, Liane Moriarty y Nicola, son también los escritoras. Moriarty estudió Inglés y Derecho en la Universidad de Sydney al graduarse de la escuela secundaria. Luego hizo una Maestría en Derecho en la Universidad de Yale y un doctorado en Gonville y Caius College, Cambridge.
Trabajó como abogado de entretenimiento y medios de comunicación durante cuatro años antes de convertirse en escritora a tiempo completo. El agente literario que tomó su primer libro, "Feeling Sorry For Celia", fue el autor australiano Garth Nix. Estuvo casada con el escritor canadiense Colin McAdam. Actualmente vive en Sydney .

1 comentario:

  1. No me atrae demasiado.. de momento lo dejaré pasar.

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.