10.11.2015

[Reseña] Inmersión - Christophe Ono-Dit-Biot

Comparte
Título: Inmersión
Autor: Christophe Ono-Dit-Biot
Traductor: Iballa López
Editorial: Berenice (distribuida por Editorial Urano)
Páginas: 442
Precio: $405.00

Visita: Facebook Ediciones Urano
Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: "La hallaron así. Desnuda y muerta. En la playa de un país árabe. La sal había formado cristales sobre su piel.”
César tiene que ir a identificar el cadáver de la mujer a la que ha amado apasionadamente. Ella se había ido hacía poco tiempo a algún lugar desconocido, dejándolo solo con Héctor, el hijo de ambos. Ella era artista, se llamaba Paz. Era radiante, inquieta e increíblemente hábil. Se estaba ahogando en Europa y ahora había sido hallada muerta en una playa de Arabia.
Por su hijo, a quien le debe la verdad sobre su madre, César ha de remontarse a los inicios de su amor —su encuentro, el debut y la ascensión de Paz en el mundo del arte, el nacimiento de su hijo— e intenta entender las razones que precipitaron su final.
Entre los tesoros de la Europa antigua y las megalópolis del Nuevo Mundo, entre el mármol de los museos y la arena de las orillas en las que todo se lava, entre el tráfago de un mundo en crisis y la absoluta paz de los fondos marinos, Inmersión es la historia de una pareja de nuestros tiempos, presa del vértigo de una época en la que cada vez es más difícil amar.

La historia: Paz y César tuvieron una gran historia de amor. Se amaron con todo su ser, pero de manera cruel, su tiempo no era el mismo y el amor no fue suficiente para cubrir esa deficiencia. César quería tranquilidad, Paz quería descubrir. Él ya había vivido, ella quería vivir. Y eso terminó separándolos.
Paz se fue. Paz escapó. Paz murió. Y le ha dejando a César dos tareas muy complicadas. Ir a buscar su cadáver. El cuerpo muerto de la mujer que amó con pasión. Y, lo más difícil quizás, explicarle al hijo de ambos, Héctor, la historia de su madre, su historia, lo que llevó a Paz a ese inminente final.

Mi opinión: En mi propósito por adentrarme a literatura que salga de mi zona de confort, me animé a leer esta historia. La portada y el título me animaron mucho. Eran sugerentes y bellos. La sinopsis era cautivadora. Y la historia fue sorprendente.

Y si, sabía que había amor, pero me sorprendió que fuera tan intenso en ese sentido, como también me sorprendió que además del amor, abarcara otros tantos géneros literarios: el drama, el misterio, la pasión.

No mentiré al decir que es un libro sencillo de leer. Si se está acostumbrado al ritmo ágil de la literatura juvenil, esta historia puede sentirse cuesta arriba, la detallada descriptiva del autor puede resultar abrumadora y hasta aburrida para algunos. Pero si se toman el tiempo para disfrutarla, encontrarán una historia bella y terriblemente conmovedora. No triste, no desgarradora, simplemente de esas que dejan un toque nostálgico en el lector, añorando lo que nunca más va a ser.

Es un libro que debe tomarse con calma, dejando que la trama nos envuelva poco a poco, para poder entenderla y procesarla. Para poder comprender a los personajes y sus motivos.

    "Miento otra vez. Le miento a mi hijo. Le miento por su bien. La foto que describo no existe. No existe ninguna foto en la que aparezcamos los tres. Aquí no hay nada nuestro. Es el desierto. Cuando tengo un día bueno, me digo que si no hay ninguna foto, si no hay ningún recuerdo de nosotros aquí, es porque no cabe duda de que iba a volver. Se fue hace ocho meses. Es mucho y es poco. No le hacía falta ninguna foto porque nos llevaba en el corazón, porque estábamos aquí, con ella. Cuando tengo un mal día, no logro convencerme de ello. Las lágrimas me corroen el rostro. Todo eso me quema."

En ese sentido, es fundamental entender también que no sólo Paz y César son los protagonistas. Hay otros personajes, situaciones y hasta lugares que toman ese papel también; ya sea en forma de los tiburones que tanto ama Paz; del hijo de ambos, Héctor; o incluso la región de Asturias, donde transcurre la primera parte de la trama y que fue testigo de la primera pasión de Paz y César. Y hago énfasis en esto, porque me he sentido yo misma recorriendo todos los lugares que los personajes han visitado.
Eso es algo que le reconozco mucho al autor, que con su descriptiva tan grandiosa, resaltara lo adecuado en el momento justo y lo hiciera con una forma de narrar tan poética.

Ahora, debo decir que aunque si que pienso que por la narrativa, puede sentirse un poco lento, también confieso que es una historia que atrapa. Uno, como lector, quiere saber que pasará con los personajes y en que punto se sentirá el cambio que llevará a la historia al final del inicio.

Al final la trama es bella y terrible a la vez. Es conmovedora, pasional y nostálgica. Es una historia que demuestra que el amor lo puede todo, que es un sentimiento que mueve al mundo. Pero a la vez también nos muestra que no siempre basta el amor, que a veces quererse no es suficiente para superar los obstáculos de vida que pueda enfrentar una pareja.

En fin que lo he disfrutado mucho, que es diferente de lo que suelo leer, que abarca una gama de emociones, que me ha dejado con una sabor nostálgico y con ganas de leer algo más del autor.

En mi opinión:
4/5


Otras portadas:



El autor:

Christophe Ono-Dit-Biot, periodista y escritor, nació en 1975. Profesor de Literatura y Arte, es secretario de redacción del semanario Le Point, donde está a cargo de las páginas culturales. Con anterioridad ha publicado cuatro novelas: Désagrégé(e) (2000), premio La Rochefoucauld; Interdit à toute femme et à toute femelle (2002), Génération spontanée (2004), premio de la Vocation; y Birmane (2007), premio Interallié. Con Inmersión (Plonger, Gallimard, 2013) ha conseguido dos máximos galardones de la literatura francesa: el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Premio Renaudot des Lycéens


2 comentarios:

  1. Parece una buena historia, le daré una oportunidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Pues no me termina de llamar por completo, aunque si que me ha picado la curiosidad, así que no descartó el darle una oportunidad en un futuro :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.