10.11.2015

[Reseña] Objetos perdidos - Brooke Davis

Comparte
Título: Objetos perdidos
Autor: Brooke Davis
Traductor: Camila Batlles Vinn
Editorial: Umbriel / Urano
Páginas: 282
Precio: $275.00

Visita: Facebook Ediciones Urano
Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: A los siete años, Millie Bird se da cuenta de que todo a su alrededor se muerte. Lo que no sabe es que, después de anotar veintisiete criaturas diversas en su Libro de Cosas Muertas, su padre ocupará el puesto siguiente en su libreta.
Agatha Pantha tiene ochenta y dos años y no ha salido de su casa desde que murió su marido. Permanece sentada frente a su ventana, escondida tras las cortinas y la enredadera, increpando a los transeúntes, dirigiendo su ira contra extraños... Hasta el día en que una niña lama a su puerta.
Karl, tiene ochenta y siente años cuando su hijo le besa en la mejilla antes de abandonarlo en una residencia de ancianos. Pero pronto se da cuenta de que la vida allí, con sus estrictas normas, es demasiado aburrida y se fuga en busca de algo distinto.
Tres personas perdidas que necesitan que las encuentren, aunque todavía no lo saben. Millie, Agatha y Karl se disponen a romper las normas y a descubrir en que consiste la vida.

La historia: Millie, a su corta edad tiene una manera muy particular de ver el mundo, aunque sus padres no siempre la entiendan. A Millie siempre le ha intrigado la muerte, cuando se dio cuenta que todo se moría a su alrededor. Sus padres intentaron explicarle la muerte como a una niña, pero no lograron aplacar la curiosidad de Millie, que la llevó a hacer un registro de "Cosas Muertas". Nunca imaginaría que su padre estará en esa lista y que tras ese proceso su madre no sabrá que hacer. Millie obediente la estará esperando en el Centro Comercial, aún cuando se haga de noche y de noche otra vez.
Entonces aparecerá Karl, el "mecanógrafo al tacto"; un anciano que fue internado en un asilo y que ha escapado de ahí sintiendo la opresión del aburrimiento. Karl, quien extraña demasiado a su esposa, su vida cotidiana y la vida que nunca se atrevió a tener.
Karl ayudará a Millie, pero también Agatha tendrá su participación. Agatha es vecina de Millie y ha decidido encerrarse en su casa desde la muerte de su esposo. Agatha grita todo, a los demás y a si misma. Pero su vida tras la ventana la ha hecho observadora.
De pronto, Karl y Agatha tienen una responsabilidad y una misión. Y junto con Millie, emprenderán un viaje en el que quizás se pierdan o se encuentren a sí mismos.

Mi opinión: Objetos Perdidos es ese libro que sin duda leería. Sí, que ya lo he leído, pero lo que intento decir, es que es ese libro que escogería una y otra vez, por la historia que su título y su sinopsis dejan entrever.
Y es un libro que no me arrepentería de leer. Una y otra vez.

Al empezarlo, el ritmo es lento y cuesta que la trama fluya. Y uno como lector, no se siente tan conectado. Pero llega un momento (quizás a las pocas páginas, quizás a la mitad... soy incapaz de recordarlo) en que no se puede soltar. En que uno ha quedado atrapado en la historia y en el viaje que los protagonistas han emprendido tan voluntaria como involuntariamente. Porque puede que ellos, Millie, Karl y Agatha conozcan donde viven, quien es su familia o si no les queda nadie; lo que no tienen idea es que en ese justo momento de sus vidas están perdidos y necesitan encontrar a alguien más o en contra de lo que siente Millie, encontrarse a sí mismos.

    "Millie observa su imagen reflejada en la ventanilla. Le choca que alguien quiera encontrarse a sí mismo. ¿No es mejor encontrarse con otra persona? ¿No eres tú misma la única persona de la que puedes estar segura? Apoya una mano en el cristal, sobre su imagen reflejada."

Las vidas de los protagonistas son tres historias, que empiezan separadas, para que tengamos el contexto de porque cada uno de ellos es como es. Necesitamos conocer su pasado para entender su presente y su comportamiento. Pero al igual que las tres historias en el libro, sus vidas llegarán a un punto en el que están influidas por los otros dos.
Porque los tres han decidido estar juntos. Porque Agatha y Karl sienten la necesidad de proteger a Millie y porque Millie confia en ellos, incluso siendo como son.

Me gusta que la historia está plagada de reflexiones sobre la Vida y sobre la Muerte. La autora nos regala frases muy bellas y en cada una de las tres historias, el entendimiento de porque algunas cosas son como son. Me gusta que Karl y Agatha sientan esa necesidad de vida aún a tan avanzada edad. Me gusta que Millie, tan pequeña como es, sepa más de como funciona el mundo que muchos adultos, porque lo ha tenido que aprender.

    "Lo más importante de las lápidas son las fechas de nacimiento y de la muerte, escritas con letras grandes. El guión que las separa siempre es tan pequeño que apenas se ve. Debería ser grande, brillante y sorprendente, o no, dependiendo de cómo haya vivido uno. El guión debería mostrar como ha vivido esa Cosa Muerta."

Y si bien, Karl y Agatha fueron personajes entrañables y sus historias muy conmovedoras y bellas, fue Millie quien conquistó mi corazón y por quien sufrí más.
Nunca detesté tanto a un personaje como a la mamá de Millie, aún cuando sólo la viera a través de los recuerdos de Millie o cuando sólo conociera sus zapatos. A la fecha no entiendo a las personas como ella, que siendo responsables de otros seres, sólo piensen en si mismas.
Pasa que Millie, aún siendo niña, es fuerte y cree mucho en las personas. No pierde la esperanza y tiene mucha fuerza de voluntad. La frase que una y otra vez forma la silueta de Millie en  la portada adquiere muchísimo sentido a lo largo de la historia, porque nos demuestra que sí, Millie tiene una gran comprensión del mundo y ve y entiende cosas que ya muchos adultos quisiéramos, pero no deja de ser una niña, no deja de pensar y sentir como una niña. Y no era justo que estuviera perdida.

    "Siente que le afloran lágrimas a los ojos y no puede evitarlo, porque Stella es muy buena y su padre ha muerto y su madre quizás haya muerto también. Millie observa a Stella hasta que ya no la ve, y siente un intenso dolor en la barriga. Todas las personas adultas que conoce se llevan pedacitos de su barriga y no se los devuelven."

Es un libro maravillosamente escrito, de esos que dejan huella, que a través de otras vidas, te hacen reflexionar sobre la tuya.
La narrativa de Davis es muy limpia y muy poética. Tiene lo justo de descriptiva como para apreciar todo el mundo que la autora ha creado, pero no como para tornarlo aburrido.
A través de las cuatro partes en que está dividido el libro, los personajes van creciendo muchísimo. Su percepción de la vida cambia increíblemente y se dan cuenta que no importa la edad que tengan, siempre se puede cambiar, siempre se pueden arriesgar, siempre se puede vivir...
El final es abierto y cerrado al mismo tiempo. Supongo que es difícil ponerle punto final a una historia así. Pero no lo sentí mal, me gustó el desenlace. La catarsis de todos en ese punto.

Por si fuera poco, una vez terminado el libro y pasando los agradecimientos de la autora, hay dos extras: "Preguntas para grupos de lectura", que me parecieron muy adecuadas para el análisis del libro. Y "Reaprender el mundo", una versión abreviada de un artículo de la autora sobre el dolor de la muerte, sobre el duelo, que nos hace ver una perspectiva de la autora sobre la vida y la muerte, que nos hace entender más la historia.

Un libro muy completo, muy bello, muy bien escrito. Me ha parecido maravilloso.

En mi opinión:
5/5


Otras portadas:



La autora:

Brooke Davis, creció en Bellbrae, Victoria. Intentó escribir su primera novela cuando tenía diez años. Era una incursión en los entresijos de la mente de una joven adolescente destinada a revolucionar el género. Por fortuna no llegó a terminarla, al comprender que no sabía nada sobre la tristeza o sobre ser adolescente. Se graduó con honores en la Universidad de Canberra, ganando el premio Allen Unwin de ficción. Actualmente es profesora de cortometraje de ficción en la Universidad de Curtin en Australia Occidental, donde recientemente completó su doctorado en escritura creativa. Recibió el Premio 2009 Bobbie Cullen Memorial para escritoras, entre otros premios. Brooke vive actualmente en Perth y también trabaja como librera. Le encanta vender libros de otras personas. Ésta es su primera novela.

4 comentarios:

  1. Wow! Se nota que lo disfrutaste mucho :) creo que me animare a leerlo, así que lo anoto en mi lista jajaja gracias por tu reseña, no conocía set libro :O

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  2. exacto, un libro entrañable, que podríamos leer una y otra vez...

    ResponderEliminar
  3. Desconocía este libro pero parece de lo más cuco y achuchable, siempre me han llamado la atención los libros así de modo que intentaré hacerme con él^^

    Saludos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  4. Cuando se recomiendan los libros con gran emoción dan deseos de leerlo gracias por tus palabras. Espero poder leerlo

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.