11.02.2014

Miedo en las estanterías: Entrevista a Carlos Bustos

Comparte
Llegó Día de Muertos. Esta celebración tan colorida y tan llena de vida (pese a la contradicción) de nuestro México. Y para honrar esto, hoy tenemos en el blog a un autor mexicano al que le gustan mucho estas fechas y que se ha aventurado a escribir sobre el terror.

Carlos Bustos nació en Guadalajara. Entre sus reconocimientos se cuentan el Premio Nacional de Literatura "Juan Rulfo", IV Concurso de Cuento (1997); VIII Premio Nacional de Novela "Jorge Ibargüengoitia" (2005); Premio Nacional de Cuento "Agustín Monsreal" (2005); Premio Nacional de Literatura "Gilberto Owen" (2009); Premio Nacional de Narrativa Sonora "Gerardo Cornejo" (2012). Menciones honoríficas en el Premio "Julio Verne" de relato de ciencia ficción (2005) y el IV Premio Nacional Valladolid de Novela (2007); finalista en el II Certamen Internacional de relatos de terror "Editorial Círculo Rojo", Almería, España (2010). Ha sido columnista, editor, director del premio Acento de cuento breve y profesor de escritura creativa. Ha colaborado en diversas publicaciones nacionales y de España, Estados Unidos, Chile y Perú. Algún día espera ver un fantasma.

Novelas:
El ilusionista y el ojo del unicornio
Ladrones del crepúsculo
32 motivos para no dormir (Antología)
El libro que resucitaba a los muertos
Fantásmica



Carlos, con toda la amabilidad del mundo, accedió a participar con nosotras y he aquí sus geniales respuestas.


Hojeando mundos: ¿Cómo festejas (o festejabas) Día de Muertos?

Carlos Bustos: Cuando era niño no teníamos ningún tipo de festejo: mi familia nos llevaba al cementerio a visitar a nuestros abuelos. En lugar de deprimente y aterrador, a mi hermano y a mí nos parecía un lugar fascinante, lleno de misterios. Recuerdo que nos gustaba escondernos entre las tumbas o explorar las criptas abiertas, mientras mi mamá nos gritaba que éramos unos sacrílegos y que las huestes del averno vendrían por nosotros. Por supuesto, jamás le hicimos caso.
El día de hoy es diferente: apenas llega octubre y decoro la casa de ustedes con calabazas que sonríen macabras, telarañas por las que asoman arañas siniestras, guirnaldas moradas y naranjas, ojos sin párpados que te miran desde las mesas, tumbas en el jardín rodeadas de veladoras, retratos de parientes lejanos que cambian a una forma monstruosa, farolas con imágenes de brujas que iluminan las tinieblas toda la noche, sombreros de bruja que cuelgan sobre el pórtico, y otras delicias que me convierten en el excéntrico escritor del lugar donde vivo. ¡A mí me encanta! Me divierto mucho. Y cada vez que puedo, visito mansiones supuestamente embrujadas o hago recorrido nocturnos en los cementerios de la ciudad. De hecho, este viernes 31 lo celebraré presentando mi novela EL LIBRO QUE RESUCITABA A LOS MUERTOS, en el antiguo panteón de Belén, uno de los sitios más embrujados de Guadalajara. Será una experiencia fascinante.

HM: ¿De qué te disfrazabas cuando eras niño? 
CB: Los disfraces no eran muy usuales entonces; yo sólo tuve uno de Superman que llevaba pintada una leyenda que decía: “Este traje no sirve para volar”. Esto le mató la magia de manera instantánea. No obstante, a mí y a mis hermanos no nos hacía falta ningún traje especial, con la imaginación nos bastaba. 

HM: ¿Cuál es tu libro de terror favorito? 
CB: ¡Pregunta difícil! Tengo muchos favoritos: La niebla, de Stephen King; La casa infernal, de Richard Matheson; Fantasmas, de Joe Hill (que además me parece una gran lección de escritura); Drácula, de Bram Stoker; El país de octubre, de mi querido maestro Ray Bradbury. Creo que optaré por la respuesta que me haga lucir ingenioso: mi libro favorito es siempre el próximo que voy a descubrir.

HM: ¿Cuál es tu película de terror favorita? 
CB: Mismo caso que con los libros. Para no repetirme escogeré Poltergeist. Esta película de los 80´s es especial para mí. Fui a verla con mi padre y recuerdo que cuando terminó y prendieron las luces en la sala no podíamos levantarnos de nuestros asientos: ambos estábamos exhaustos por la experiencia aterradora. Después de esta, vinieron otras películas de terror, pero en ninguna se repitió aquella experiencia compartida con la misma intensidad.

HM: ¿A que le tienes miedo? 
CB: Siento miedo y fascinación por la muerte. De manera muy temprana tuve contacto con ella: cuando era niño se llevó a mis cuatro abuelos, después a mi mejor amigo, a mi hermano Francisco, a mi padre y a mi tío Oscar, quien fue una de las pocas personas que creyó que yo podía ser un escritor de verdad. Por lo mismo, quedamos muy pocos en mi familia. A veces pienso que la muerte nos quiere demasiado.

HM: ¿Personaje de terror que no te dejaba dormir? 
CB: Si no te molesta, voy a cambiar tu pregunta: Personaje de terror que no me dejaba bañarme:
Cuando vi la película Tiburón, a los diez años, dejé de bañarme en tina. Descubrí que cuando el agua se ponía turbia debido al jabón, algo horrible se podría esconder allí. Después, recapacitando un poco en el tamaño del maldito animal, pensé que entonces podría salir del subsuelo, romper la porcelana de la tina y atraparme entre sus fauces. Creo que ni en la regadera me sentía a salvo. Y cada vez que me meto a una alberca, el viejo temor regresa. Y nadar en el mar… ni pensarlo.

HM: ¿Qué criatura de terror te gustaría ser y por qué? 
CB: Probablemente, el Diablo. Es el antagonista por excelencia, sin embargo es elegante, mesmerizador, taimado, y siempre anda en busca de algo, como yo: me gusta ser un buscador de asombros. La gente podría llamarme Belcebustos

HM:  ¿Podrías escribir una calaverita? 
CB: Nunca he escrito una, así que, de antemano, una disculpa por el atrevimiento:
Se quedó sin reseñas el blog Hojeando Mundos,
leyendo un libro de terror, Kyra sucumbió de improviso.
Dicen que se fue a escribir a tétricos rumbos,
o quizá la Guadaña se la llevó sin permiso. 

HM: Algo que decirle a los lectores... 
CB: Se acerca la Noche de Brujas y, casi enseguida, el Día de Muertos. Es el único momento del año en que nos permitimos un poco de fantasía en nuestras vidas, regidas por duras reglas y responsabilidades. En esas noches, la puerta que separa el mundo de los vivos del Más Allá se abre y los espíritus de los difuntos deambulan sobre la faz de la tierra. ¡Les deseo una gran Noche de Terror a todos! Un abrazo.


Como ven, tenemos a un escritor amante del terror. No sólo de escribirlo, sino de leerlo y de festejarlo. Un verdadero placer que haya aceptado contestar nuestras preguntas.

Los invito a visitar las otras entrevistas de autores mexicanos:

Antonio Malpica en Chaos Angeles
Jaime Alfonso Sandoval en Read a Book

3 comentarios:

  1. Que genial entrevista Keny *w* yo ya me volví fan de Carlos, ahora al terminar El libro que resucitaba a los muertos me voy a dar a la tarea de buscar sus demás libros porque vaya que es una delicia leer su prosa.
    Sigo esperando que los PRH se dignen a traernos a Carlos a una firma xDD quiero mi libro firmado y poder conocerlo en persona jaja. Tenemos tanto talento en México y el colmo es que no se explote como debe y lo digo porque me fue muy difícil hallar su libro -.- no es justo que siendo una elección perfecta para estas fechas pase desapercibido en las librerías.
    Saludos y a seguir el festejo de los muertitos ;)

    ResponderEliminar
  2. PD. Pronto subiré la reseña para torturarte otro poquito xDD yo sé que tu quieres leer El libro que resucitaba a los muertos jaja
    Besos :*

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia todos los que pudieron ir a esa presentación en el panteón :( Yo hubiera querido ir, él es uno de mis autores favoritos. Su manera de escribir es genial, sus historias son grandiosas y él es una persona muy agradable al momento de charlar.
    Buena entrevista :D

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.