5.01.2014

Entrevista con Ann Aguirre

Comparte
Hace un par de meses, tuve la fortuna de participar en una entrevista de varios bloggers a Ann Aguirre, autora de la saga Razorland, cuyo primer libro, Enclave, está publicado ya en México.



He aquí el evento:






Adicionalmente, la autora tuvo la amabilidad de responder de manera escrita a unas cuantas preguntas que le hice. Agradezco a Ann por su tiempo y por sus respuestas tan extensas y completas. ¡Espero se animen a leerla!

Inglés
Español


1. Hi Ann. Thanks for the interview. Firstly, would you tell us a bit about yourself? (Hola Ann. Gracias por la entrevista. Primero, ¿nos contarías un poco de ti?)

Likes: 
 
Rain
 
Kittens
 
Chocolate 
 '1
Naps
 
Puppies
 
Video games
 
Action movies
 
Indie music
 
Road trips
 
Cooking

 

Dislikes: 
 
Crowds
 
Discrimination
 
Heights
 
Assholes

Privilege
 
Being poked
 
Incompetence
 
Getting in the slow line
 
Phone calls
 
Surprises 

I’m Ann Aguirre, and I write all kinds of genre fiction for adults and teens. I’ve been writing pretty much all my life, but things took for me in 2008, and it’s been a heck of a ride. I live in Mexico with my family, where I work super hard, play video games and watch Doctor Who. 

Gustos.- 
· Lluvia 
· Mininos 
· Chocolate 
· Siestas 
· Cachorritos 
· Videojuegos 
· Películas de acción 
· Música independiente 
· Viajes en carro 
· Cocinar 

Aversiones.- 
· Muchedumbres 
· Discriminación 
· Alturas 
· Idiotas 
· Privilegio 
· Que me aticen un toque 
· Incompetencia 
· Meterme en la fila lenta 
· Llamadas telefónicas 
· Sorpresas 

Soy Ann Aguirre, escribo en todo tipo de géneros de ficción para adultos y adolescentes. He escrito durante casi toda mi vida, pero me empezó a ir bien en el 2008, y ha sido todo un vericueto desde entonces. Vivo en México con mi familia, donde trabajo muy duro, juego videojuegos y veo Doctor Who. 


2. What made Ann Aguirre decide to become a writer? (¿Qué llevó a Ann Aguirre a decidir ser escritora?

My road to becoming a published author was long. Ever so long. It started well enough. When I was eight, I wrote a story for a school writing competition called The Mystery of the Gold Doubloon. This seminal, self-illustrated work was about two best friends who went to Florida on vacation and busted an illegal treasure hunting ring. I won the contest. I went to the state finals and met Shel Silverstein, who read to a bunch of us fromWhere the Sidewalk Ends. In that moment, sitting on my square of carpet, I thought, they pay him for his words. this is what I want to do. Later that same year, my teacher told me writing wasn’t a real job and I should pick something else. As it turns out, I am stubborn beyond the point of common sense, as I never did choose another career. 

I wrote my first novel at fifteen. I sent it to NY. At sixteen I got my first rejection. This pattern continued at nineteen, and again at twenty-one, although I did interest an agent that early. Unfortunately, the historical romance I had written was too dark for the market, though the editors all agreed I could write and that I had talent. I wrote more. In the meantime I got married and had some babies. I kept writing. More rejections. I hit my thirties, signed with an agent, and got more rejections. By this point, I had, oh, eight books that had been rejected. In utter despair, I wrote a SF novel. I decided, you know, if I’m never going to sell, then I am going to write the novel I want to read. I’m going to write for myself, for fun, for pleasure, and without regard for market. The result was Grimspace. Unfortunately, my agent at the time thought it sounded unsellable. I had to choose between my book and my agent. It was a terrible decision, but I believe so strongly in that project that I gave notice. I went back to cold querying. I was 36 by this point. My current agent pulled me out of the slush pile–and that was the start of a really magical career. 

Laura Bradford is a romance specialist. (I thought I’d written a romance with futuristic elements. Turns out, no.) But she loved Grimspace so much, she learned the market, just for me. She said, “I’ve never sold SF but I want the challenge, so if you’re okay with that, I’m offering you representation at this time.” I chose passion and enthusiasm over experience. I signed with her on March 31, 2007. We pitched Grimspace on April 11, my husband’s birthday. Within a couple of weeks, we had a nibble. An editor loved it and was taking it to acquisitions. She updated the rest of the editors, who were then motivated to read faster. Before we heard from the first editor, we had an offer from Anne Sowards. Since she’s my dream editor–she edits so many people I’ve read and admired–I cried in excitement and disbelief. This sale was over twenty years in the making, closer to thirty if you count the story I wrote when I was eight. We accepted the offer at once, and since then, we’ve sold over twenty projects together in the last four years. It’s been a long time since I had a day job, and it’s my plan to write for the rest of my life. Believe me, I know how lucky I am to be living my dream at long last. 

Cuando tenía ocho años escribí una historia para un concurso de escritura de la escuela llamada The Mystery of the Gold Doubloon (El Misterio del Doblón de Oro). Esta ópera prima autoilustrada trataba sobre dos mejores amigas que iban a Florida de vacaciones y deshacían un ring ilegal de cacería de tesoros. Gané el concurso. Fui a las finales estatales y conocí a Shel Silverstein, quien nos leyó a un puñado de nosotros Where the Sidewalk Ends (El Lugar donde termina la Acera). En ese momento, sentada en mi cuadrado de alfombra, pensé: “Le pagan por sus palabras. Esto es lo que yo quiero hacer.” Más tarde ese mismo año, mi maestra me dijo que el escribir no es un trabajo de verdad y que debería elegir algo más. Resultó que mi obstinación pudo más que mi sentido común, puesto que nunca elegí otra carrera. 

Escribí mi primer novela a los 15 años. La mandé a Nueva York. A los 16 obtuve mi primer rechazo. Este patrón continuó a los 19 años, y de nuevo a los 21, aunque sí capté el interés de un agente desde entonces. Desafortunadamente, el romance histórico que había escrito era demasiado oscuro para el mercado, aunque los editores aceptaron que sabía escribir y que tenía talento. Escribí más. Mientras tanto me casé y tuve hijos. Continué escribiendo. Me rechazaron más veces. Cumplí mis treinta años, firmé con un agente, y me rechazaron aún más. Para entonces, tenía -¡vaya!- ocho libros que habían sido rechazados. Completamente desesperada, escribí una novela de ciencia ficción. Pensé: “¿Saben qué? Si algún día voy a vender, entonces escribiré una novela que yo quisiera leer. Escribiré para mí misma, por diversión, por placer, y sin que me importe el mercado.” El resultado fue Grimspace. Desafortunadamente, a mi representante le pareció invendible en aquella época. Tuve que elegir entre mi libro o mi agente. Fue una decisión muy difícil, pero creí firmemente en aquel proyecto que continué enviando novelas inéditas a editoriales. Tenía 36 años entonces. Luego, mi actual agente me sacó del hoyo – y ese fue el comienzo de una carrera verdaderamente mágica –. 

Laura Bradford es una especialista en literatura romántica. (Creía que había escrito un romance con elementos futuristas, pero resulta que no.) Le gustó tanto Grimspace que estudió el mercado sólo por mí. Dijo: “Nunca he vendido ciencia ficción pero quiero un desafío, así que si estás de acuerdo me ofrezco a ser tu actual representante.” Elegí pasión y entusiasmo sobre experiencia. Firmé con ella el 31 de marzo de 2007. Propusimos la venta de Grimspace el 11 de abril, el cumpleaños de mi esposo. Dentro de unas cuantas semanas, salió una oportunidad. A una editora le encantó y planeaba adquirirla. Puso al tanto al resto de los editores, quienes fueron motivados para leer más rápido. Antes de que nos llamara el primer editor, Anne Sowards nos propuso una oferta. Puesto que es mi editora ideal –edita para muchas personas que he leído y admirado– lloré de emoción e incredulidad. Esta venta había sido planeada por veinte años, casi treinta si contamos la historia que realicé a los ocho años. Aceptamos la oferta de inmediato, y, desde entonces, hemos vendido más de veinte proyectos juntos en los últimos cuatro años. Fue hace mucho que tuve un trabajo temporal, y mi plan es escribir por el resto de mi vida. Créeme, sé que tengo mucha suerte de vivir mi sueño al fin. 


3. Why write for young people? And why write about a dystopian future? (¿Porqué escribir un libro para jóvenes? ¿Y porqué una distopía?

I think YA dystopians are popular because they're uplifting. No, seriously. You take a world in utter disarray. Things are incredibly bleak. Then a hero arises, someone who has the desire and drive to succeed, no matter what. And this person changes his or her world in some fashion. How can that message not be incredibly valuable to young adults? I think it lends hope that there can always be brightness, no matter how dark it seems. 
I was a child in the 80s, when we lived with the constant fear from nuclear stockpiling and the cold war. In grade school, they actually showed us films on what we should do if the bomb dropped. As a result, I’ve always had some issues from that constant anxiety. When I’m afraid of something, I tend to work it into my books, so it was natural that I would, someday, write about the end of the world as we know it. 

Before I wrote the Razorland trilogy, I hadn’t read extensively in the genre, mostly because I intended to take a crack at it, and so I wanted to be able to say, honestly, that any similarity came from a collective zeitgeist. Before I finished the series, I had only read A Canticle for Leibowitz, which is post-apocalyptic but not YA, and Lord of the Flies, which is more about the savagery that lurks close to the skin. Since completing the Razorland saga, I’ve discovered a long list of dystopian authors I cheerfully recommend: Paolo Bacigalupi, Veronica Rossi, Patrick Ness, Courtney Summers, Meg Rosoff, and more. 

For me, every book starts in the same place--with the characters. They tell me their names and then I listen as they share their stories. I write them down. So far, it’s working really well. 

Creo que las novelas en futuros distópicos para adultos jóvenes son populares por ser inspiradoras. Hablo en serio. Tomamos un mundo en completo caos, en donde todo es increíblemente deprimente; luego un héroe se levanta, alguien que tiene el des´-eo y la voluntad de triunfar, no importa qué; y esta persona cambia su mundo de cierta manera. ¿Cómo puede este mensaje no ser increíblemente valorado por los adultos jóvenes? Creo que aporta la esperanza de que siempre puede haber luz, sin importar cuán oscuro todo parezca. 
Fui una niña en los ochenta, cuando vivíamos bajo un miedo constante debido al almacenamiento de bombas nucleares y a la guerra fría. De hecho, en primaria, llegaron a mostrarnos películas sobre cómo actuar en caso de un estallido nuclear. Consecuentemente, siempre he padecido problemas de ansiedad constante. Cuando tengo miedo de algo, tiendo a tratarlo en mis libros, así que fue natural que yo algún día escribiera sobre el fin del mundo como lo conocemos. 

Antes de escribir la trilogía Razorland, no había leído mucho del género, en gran parte debido a que pretendía intentar algo en éste, para ser capaz de decir con toda honestidad que cualquier similitud vino de un Zeitgeist colectivo. Antes de terminar la serie, sólo había leído A Canticle for Leibowitz (Cántico por Leibowitz), la cual es post-apocalíptica sin ser para adultos jóvenes, y Lord of the Flies (El Señor de las Moscas), la cual trata sobre lo salvaje escondido en nuestro interior. Desde que completé la saga de Razorland, he descubierto una larga lista de autores de novela distópica que recomiendo con mucho aliento: Paolo Bacigalupi, Veronica Rossi, Patrick Ness, Courtney Summers, Meg Rosoff, entre otros. 

Para mí, cada libro comienza en el mismo lugar, con los personajes. Me dicen sus nombres y luego escucho mientras comparten sus historias. Las transcribo. Hasta el momento ha funcionado bastante bien. 


4. The world of Enclave is quite peculiar, in what moment did you decide you were going to write about a subterranean world? (El mundo de Enclave es muy peculiar, ¿en qué momento decidiste que ibas a escribir sobre un mundo subterráneo?

The inspiration for the heroine’s underground tribe stems from my fascination with the folks who dropped out of modern society and developed their own counterculture, right below New York. You can read more in this interesting book, The Mole People: Life in the Tunnels Beneath New York City by Jennifer Toth. 

La inspiración del sistema subterráneo de la heroína proviene de mi fascinación con la gente que se exilió de la sociedad moderna y desarrollo su propia contra-cultura justo debajo de Nueva York. Puedes leer más sobre el interesante libro de The Mole People: Life in the Tunnels Beneath New York City (La Gente Topo: Vida en los Túneles debajo de Nueva York) por Jennifer Toth. 


5. Deuce as a protagonist is quite humane, with virtues, but also with flaws, does she reflect something about you? (Trébol como protagonista es muy humana, con virtudes, pero también con defectos, ¿refleja algo de ti?

I hope I’m a loyal friend, as she is, but I am definitely not a fierce warrior. 

Espero ser una amiga leal, como lo es ella, pero definitivamente no soy una dura guerrera. 


6. The protagonists’ relationship seems much deeper tan juvenile love, what’s your take on the relationship between Fade and Deuce? (La relación de los protagonistas parece mucho más profunda que un amor juvenil, ¿nos puedes contar cómo ves tú la relación de Van y Trébol?

Deuce isn't given to internal reflection and analysis, and she's slow to pick up emotional cues. She doesn't understand subtext. Relationships are mystifying to her, and it's fun to write scenes where a normal girl would get what the boy wants or what comes next, but Deuce is clueless. Often, she's alarmed by Fade or confused about his intentions. She has no experience with which to parse Fade's attraction, and she's working it out as best she can as she goes along. He bewilders her with his behavior. 
But the further they get from the enclave, the more she realizes it's all right to feel--that it doesn't make you weak. In fact, caring about someone else makes you strong; it gives you another reason to fight. Though she doesn't know it herself in book one, she's certainly falling in love with him, though she lacks the experience or vocabulary to articulate it. Fade, since he was raised in a different environment until he was nine or so, has some experience of what a loving relationship between a man and a woman is like. His parents were partners and lovers, and he remembers them. Deuce has never seen anything like that. Breeding is a job, not an emotional attachment, in the enclaves. Couples don't bond or stay together, apart from rare exceptions, and even then monogamy isn't a tradition. So they're coming at a relationship from polar perspectives... but yes, they can find middle ground--and love--in time. There will be other obstacles, of course. 'The course of true love never did run smooth'; the Bard was right about that. 

Trébol no es buena para reflexionar ni analizar internamente, y es lenta en percibir señales emocionales. No comprende el subtexto. Las relaciones le son misteriosas. Me divierte escribir escenas donde una chica normal obtiene lo que el chico quiere o lo que le sigue a ello, pero Trébol no tiene idea. A menudo, le sobresalta Van o le confunden sus intenciones. No tiene experiencia con la cual asociar la atracción de Van, y va trabajando el asunto lo mejor que puede conforme avanza la historia. Él la desconcierta con su comportamiento. Pero entre más se alejan del enclave, más se da cuenta ella que está bien tener sensaciones –que no la hacen débil–. De hecho, querer a alguien te hace fuerte; te da otra razón para luchar. Aunque no lo sabe ella en el primer libro, ciertamente se está enamorando de él, a pesar de no poseer la experiencia o el vocabulario para decirlo. Van, como fue educado en un ambiente diferente hasta que tenía más o menos 9 años, tiene algo de experiencia en saber cómo es una relación amorosa entre un hombre y una mujer. Sus padres eran compañeros y amantes, y los recuerda. Trébol nunca ha visto nada igual. La procreación es un trabajo, no una vinculación emocional, en los enclaves. Las parejas no se comprometen o se quedan juntas, exceptuando ejemplos únicos, e incluso la monogamia no es una costumbre. De manera que abarcan una relación desde polos opuestas… pero sí, pueden encontrar un punto medio –y amor– a tiempo. Habrá otros obstáculos, por supuesto. “El curso del verdadero amor nunca fluye tranquilamente”; el Bardo tenía razón al respecto. 


7. The society in which Deuce lives is very structured, would things have worked out in the enclave without this social structure? (La sociedad en que vive Trébol está muy estructurada, ¿las cosas en el enclave hubiesen funcionado sin esa estructura social?

No. They needed the rigid society to keep from overpopulating and depleting their resources. But like most totalitarian regimes established for the good of the people, it became corrupt and untenable. 

No. Necesitaban de una sociedad rígida para evitar la sobrepoblación y no agotar sus recursos. Pero, como la mayoría de los regímenes totalitarios establecidos por el bien del pueblo, terminó siendo corrupto e insostenible. 


8. Something that caught my eye in your book was the need for societies to be remembered. How did you manage to suggest that everyday things are forgotten, as well as the hope of leaving a mark when we’ve disappeared? (Algo que me llamó mucho la atención en tu libro es sobre la necesidad de las sociedades acerca de ser recordadas, ¿cómo fue para ti plantear el olvido de las cosas cotidianas y la esperanza de dejar huella cuando hemos desaparecido?

It’s hard to envision the end of the world or predict what it might be like. Most of my research indicated that if some apocalypse occurred— disease, famine, or zombie scourge— society as we know it would likely break down within a hundred years. I read a number of articles, including this one: Science Ponders Zombie Attack. (Full study details are available here: here) In the nebulous future described in Enclave, biological weapons and manufactured plagues were to blame for the swift deterioration of modern life. To aid in that depiction, I watched Life After People, an informative and entertaining show on the History Channel. 

Es difícil concebir el fin del mundo o predecir cómo sería. La mayor parte de mi investigación indicaba que si algún apocalipsis ocurriera – enfermedad, hambre, o plaga zombi –, la sociedad como la conocemos se desintegraría dentro de cien de años. Leí algunos artículos, entre los cuales estaba este: La Ciencia Considera Ataque Zombi. En un futuro incomprensible descrito en Enclave, las armas biológicas y plagas manufacturadas fueron la razón del rápido deterioro de la vida moderna. Para mejorar la representación, vi Life After People (La Tierra sin Humanos), un programa informativo y entretenido del History Channel. 


9. What is more frightening for you: to forget or to be forgotten? (¿Qué te da más miedo, olvidar o ser olvidada?

Well, I need my brain to write, so I guess I’d rather be forgotten. But they’re both scary. 

Bueno, necesito mi cerebro para escribir, así que preferiría ser olvidada. Aunque ambas cosas sean terribles. 


Thank you so much for your time! (¡Muchas gracias por tu tiempo!)




La verdad es que he disfrutado mucho de esto. Tanto de la entrevista escrita, como de la personal con los bloggers. Muchas gracias a Editorial Océano por el apoyo.

Toda la información del primer libro aquí.
Mi reseña del primer libro aquí.

2 comentarios:

  1. Qué genial! La autora parece muy linda y me encanta que se esfuerce por hablar nuestro idioma :D

    Muy buena entrevista, me dan ganas de leer el libro.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho la entrevista! Yo ya tengo Enclave pero no puedo esperar a leerlo!!

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.