3.17.2015

[Reseña] Nunca te enamores de un canalla - Liz Carlyle

Comparte
Título: Nunca te enamores de un canalla
Autor: Liz Carlyle
Traductor: Camila Batlles Vinn
Editorial: Titania (distribuido por Ediciones Urano México)
Páginas: 413
Precio: $280.00

Gracias a Ediciones Urano por el libro para reseña.

Sinopsis: El barón Rothewell vive recluido durante el día, para luego abandonarse en toda clase de juerga durante la noche. Marcado por una infancia llena de tormentos y privaciones, a Rothewell no le interesa nada ni nadie y sólo desea vivir al borde del peligro. Hasta que se encuentra con el conde de Valigny, un hombre que, al igual que Rothewell, también prefiere arriesgarlo todo en cualquier situación. El enfrentamiento entre ambos rivales puede tener consecuencias inesperadas, en especial una noche en la que Valigny decide apostar algo mucho más valioso que el oro: nada menos que la bella Camille Marchand, una mujer desesperada cuyos ojos son capaces de penetrar en lo más profundo del alma de lord Rothewell. Ahora, el barón debe utilizar sus cartas con el mayor de los cuidados, porque, por primera vez en su vida, algo verdaderamente importante está en juego: el amor que puede rescatarlo de una existencia desdichada.

La historia: Kieran está acostumbrado a vivir de noche. Llevando a cuestas una infancia y una juventud tormentosas, se ha abandonado a sí mismo. Entre juergas, apuestas y burdeles, poco le interesa la vida. Pero tantos excesos le están pasando la factura. 
Y aún así, puede que le de lo mismo todo. Hasta que conoce a Camille, la hija incómoda del conde Valigny, un hombre tramposo y oportunista, que no duda en apostar a su propia hija.
Camille confunde a Kieran. Sabe que no tiene necesidad de protegerla, pero algo en esa mujer remueve sus instintos más humanos. Y en un juego de cartas se jugará no sólo la vida, sino quizás la esperanza para sí mismo.
Mi opiniónA pesar del cambio de portada y mi trauma con eso, tenía muchas ganas de terminar la trilogía de los Neville. Bueno, hasta que me he enterado que hay un cuarto libro.

Kieran, el barón Rothewell no era ni de lejos mi favorito. Y menos aún cuando el ligero flirteo que se maneja entre él y una mujer de carácter en el primer libro (algo que me llamó mucho la atención) se descarta de inmediato. Pero, aún  así, me parecía interesante volver a adentrarme en el mundo construído por Liz Carlyle para esta familia.

No me ha parecido que ninguno de los dos protagonistas se destaque mucho en cuanto a su personalidad. Ni uno ni otro son particularmente fuertes ni débiles. 
Si acaso, destaco a Kieran, porque en lo poco que aparece en los otros libros, se presenta como un personaje que no hace sino dar preocupaciones a sus seres queridos.
Y sí, lo más interesante aquí, fue leer como la vida había llevado a Kieran a ese agujero de oscuridad y depresión. Me gustó que se revelaran esos detalles de su infancia, porque no sólo se conoce su pasado, sino el de los hermanos Neville en general.

    "Así pues, después de vivir una desdichada infancia con esos parientes despreciables, al final había recalado aquí. Treinta años más tarde, aún no tenía un hogar. No se sentía a gusto en ningún sitio. ¿Acaso era tan estúpido como para pensar que un último intento de casarse llenaría estas habitaciones y eliminaría la terrible soledad que sentía?"

Y después de eso, el cambio que da nuestro protagonista, es muy visible. Tiene una muy buena evolución y se nota a lo largo de la historia. Quizás es lo más rescatable.

Sobre Camille, no tengo mucho que agregar. Un personaje promedio, que acaso me causó exasperación por su "franglés", que leí como "franñol". Tuve que poner a prueba toda mi voluntad para recordar, entender por el contexto o incluso investigar las expresiones en francés que aparecen a lo largo de toda la historia.

Ahora, misterios en este libro no hay como los hubo en las entregas pasadas. Lo más, las extrañas afecciones de Kieran, que por supuesto él conocía y no quería revelar. Me encanta que la autora se vale de mi querido Kemble sólo para ir y resolver lo que nadie más.

Por último, y no sin descartar leer la historia de Phaedra, fuera de la edición distinta de esta tercera entrega en español, tengo de mencionar lo curioso que me ha parecido que los tres libros cuenten con una estructura distinta. Si acaso el 1 y el 3 se parecen más, con los títulos de los capítulos. Pero el dos es algo totalmente distinto. Será que era necesario diferenciar que Gareth no era precisamente un Neville.

En fin, me pareció una historia buena, con cosas muy en promedio, pero con algunas cosas destacables y rescatables. Creo que la autora logra transportarnos de manera adecuada a las costumbres de la sociedad londinense de la época victoriana.

En mi opinión: 

4 /5


Otras portadas:



La autora:

Liz Carlyle leía novelas góticas oculta bajo las sábanas y alumbrándose solo con una linterna. Es autora de una veintena de romances, muchos de ellos best sellers.
Ha obtenido varios premios por sus novelas, entre ellos el prestigioso RITA. En la actualidad viaja sin cesar, en busca del ambiente perfecto para su próximo libro. Vive en California con su marido y cuatro gatos.

2 comentarios:

  1. No soy mucho de novela romántica, pero debo decir que la portada es muy bonita, esa onda "vintage" se ve bastante bien, quizás algun día me anime :B
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Estos libros no son muy mi estilo, pero me alegra que lo hayas disfrutado :) y al igual que tu, ODIO que cambien las portadas a mitad de saga >.<

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.